0

¡NO ES LO MISMO!

“NO ES LO MISMO” es el lema de Yo Compro Sano con él que nos identificamos desde que empezamos a trabajar en nuestra iniciativa.

Este lema defiende la idea de que no debemos comparar la comida local y ecológica con la industrializada bajo ningún concepto y NO ES LO MISMO para nuestra salud comer alimentos de productores locales que comida comprada en los supermercados.

alimentos_fungicidas

¿Por qué la comida ha cambiado?

Las razones son innumerables pero aquí os dejamos algunas de las más relevantes: El consumismo, la  globalización, la influencia publicitaría, los cambios tecnológicos en la industria alimentaria, la vida acelerada, la falta de tiempo…Todos ellos son conceptos muy conocidos entre todos nosotros y que caracterizan la vida de hoy en día. Por todos estos motivos, la comida ya NO sabe igual y la mayoría de los productos que compramos están llenos de conservantes, tienen elementos nocivos y son totalmente artificiales.descarga

Local vs Global

¿No creéis que ya es hora de cambiar radicalmente nuestras costumbres alimenticias y empezar a comer comida de verdad?

Aquí os dejamos una breve comparativa entre los alimentos locales y los industrializados para que os podáis convencer:

1. NO ES LO MISMO: Un alimento natural recién traído de la huerta y sin ingredientes adicionales VS la comida procesada, tratada y llena de conservantes.

2. NO ES LO MISMO: Un producto fresco y de temporada VS la comida con ingredientes adicionales y nocivos como lo potenciadores del sabor, las grasas y transgénicos, el azúcar y sodio, entre otros.

img-ciencia-rivales

3. NO ES LO MISMO: Los alimentos ricos y con sabor auténtico VS la comida artificial y con un sabor totalmente modificado.

4. NO ES LO MISMO: Un producto de Kilómetro 0 con 0 impacto sobre el medio ambiente VS la comida industrial que ha viajado cientos y miles de kilómetros y que contamina por el uso de transporte y combustibles fósiles.

5. NO ES LO MISMO: La comida que potencia a la economía local y a los productores VS los productos industrializados que benefician a la economía de otros y a las grandes corporaciones multinacionales.

jardineria-el-huerto-en-otono-xl-668x400x80xX

Esperamos que os hemos dados suficientes razones para que vosotros también os identifiquéis con nuestro lema “NO ES LO MISMO” y os unáis a la iniciativa de Yo Compro Sano entrando en http://www.yocomprosano.es

 

Anuncios
Minientrada
0

¿POR QUÉ COMPRAR A LOS PEQUEÑOS PRODUCTORES LOCALES?

¿Por qué la comida local está de moda? ¿Por qué se dice que es mejor la comida fresca a la comida rápida? Hay tantos beneficios en los alimentos locales frescos, que es difícil saber por dónde empezar.

Imagen

Aquí te dejamos las razones más importantes que te convencerán por qué comprar comida local:

1. En primer lugar es beneficioso para la Economía local. Comprando a los productores locales apoyas el desarrollo sostenible de sus tierras, con ingresos los agricultores permanecerán en ellas y las utilizarán para producir alimentos, aprovechándolas y dando trabajo a muchas familias diferentes. Por otro lado, los alimentos locales generan un menor impacto medioambiental, puesto que los alimentos de cercanía tienen una huella de carbono menor derivada de su distribución y transporte cortos, en comparación con los productos convencionales que puedas encontrar en las grandes superficies.

2. Conoces el origen de tus alimentos. Siempre es más reconfortante sentarte a comer sabiendo de dónde proceden los productos. El agricultor te puede decir todo sobre el producto: los cultivos y las variedades que producen, prácticas empleadas, etc.

3. Los productos locales son más frescos. Los productos que recorren largas distancias largas distancias pueden llegar a estar semanas en congeladores.  Sin embargo, al comprar local estamos obteniendo un alimento cosechado en el momento óptimo de maduración y poco antes de ser comprado, lo que significa que los alimentos tienen más nutrientes.

4. Mejor sabor. Un producto recolectado ayer tiene mucho más sabor y propiedades nutricionales que uno recolectado hace semanas y que ha sido mantenido artificialmente en cámaras.

Imagen

6. Comemos productos de temporada. Al consumir productos locales automáticamente comemos productos adaptados a cada temporada. Además los productos de temporada son más baratos. Es fácil olvidar que muchos productos no se pueden cultivar durante todo el año. Comprar directamente a los productores te pone en contacto con las estaciones del año aprendiendo a diferenciar cuándo es el mejor momento para consumir cada producto.

7. Reducir el embalaje. Los productores ecológicos evitan materiales de embalaje y etiquetado contaminantes, como los plásticos, que ya no solo se convierten basura, si no que para producirlos también en necesaria la quema de combustibles fósiles.

Fresh vegetables and fruits at a farmer's market

8.  La comida local es más variada. En muchas ocasiones son los pequeños agricultores los que mantienen vivas algunas variedades de frutas y hortalizas, y esto se debe también a la policultura que conlleva la agroecología. Además llevar una dieta variada es muy beneficioso y nos ayuda a mantener una buena salud.

9. Impides oligopolios. El 80 % de los productos que se distribuyen en España lo controlan 5 empresas las cuales hacen y deshacen en cuanto a precios finales y en cuánto se produce y cómo. Apoyar a los pequeños productores sirve para luchar contra este oligopolio y ejercer nuestro derecho a una soberanía alimentaria.

10. Desarrollo sostenible. Con ingresos, los agricultores permanecerán y  utilizarán las tierras para producir alimentos. Aprovechando las tierras y comprando a proveedores locales que dan trabajo a otras familias. A medida que crecen se tendrá que emplear a más gente local. Ellos también van a comprar a proveedores locales y aumentar aún más el valor de su euro localmente gastado. En definitiva: ayudamos a preservar e incluso crear empleo sostenible en nuestro entorno.

frutas

11. Biodiversidad local. Los alimentos de carácter local tienden a desaparecer de la vista ya que los supermercados ordenan sus líneas de productos según sus intereses económicos, sin importar su impacto negativo a niveles cultural, medioambiental y de salud. Al consumir localmente podrás consumir productos o variedades  que normalmente no encontrarás en el supermercado, y así estarás ayudando a mantener la biodiversidad productiva de la zona, alimentándote mejor y fomentando la diversidad.

Imagen

12. Comprar la cantidad de alimentos que realmente necesitas.  En los supermercados se venden grandes cantidades y alimentos en embalajes que en ocasiones no se ajustan a nuestras necesidades y finalmente acaban descansando en el fondo de una bolsa de basura. Este consumismo sin sentido que promueve un modelo insostenible, tanto ambiental como socialmente, es totalmente perjudicial para el bienestar del Planeta.

13.  Los productos ecológicos y locales son más saludables para el consumidor y el medio ambiente ya que no contienen aditivos químicos perjudiciales ni pesticidas, y suponen un importante ahorro en las emisiones de CO2. Aparte de los ya consabidos beneficios que conlleva un modelo ecológico, técnicas respetuosas con el medio como por ejemplo el no empleo de fitotóxicos, convierten de los productos ecológicos en unos grande aliados en la lucha contra el cambio climático, ya que en la producción y el transporte de estos tóxicos se producen grandes cantidades de emisiones de CO2 y otros gases que fomentan el calentamiento global.

 En definitiva, todas tus compras, todo tu consumo, son un arma muy importante con la que cuentas para luchar contra el cambio climático y la recuperación de la economía. Seleccionar los productos que adquieres en función de su procedencia, del modelo productivo del que proceden, puede hacer que todo el modelo económico actual, fallido, injusto, auto destructivo se transforme, adquiera un rumbo más sostenible, justo, más respetuoso con el medio ambiente, con nuestra salud y en definitiva con nosotros mismos.

Así que, si de verdad queremos cambiar el modelo de consumo y mejorar la calidad del mismo  como también del producto debemos apostar por los productores locales ecológicos y sus productos, busquemos siempre su correcta certificación.  Algo tan sencillo y que depende de nosotros que simplemente nos beneficia a todos.

Imagen